RODILLA

ARTROSIS DE RODILLA

A SU DERECHA PUEDE VER UNA IMAGEN ILUSTRATIVA.



RODILLA

  
  

La artrosis de rodilla es una de las mas frecuentes patologías articulares tanto en hombres como mujeres.
La rodilla es una de las denominadas articulaciones "de peso", es decir que soporta el efecto gravitacional tal como lo hace la articulación de la cadera o coxofemoral, a diferencia del hombro que actúa como una articulación de distracción o estiramiento, no recibiendo el efecto gravitacional de las otras. 

Esta gravitación universal es incrementada por el peso corporal, por los desejes articulares y por el uso excesivo o inadecuado de las articulaciones.
Además existen patologías específicas articulares que afectan el cartílago generando la destrucción del mismo con el consecuente contacto óseo característico del proceso. 

Todos estos mecanismos físicos y mecánicos sumados a las patologías propias de la articulación de índole bioquímica, infecciosa, traumáticas, inmunológicas, etc., llevan a la producción de una situación irreversible vista desde un enfoque biológico regenerativo. 
La terapéutica farmacológica tiene muy poco que hacer en estos casos y más aún si se encuentran en estadios avanzados.
En los primeros momentos, ante una detección temprana de la patología podrían indicarse algunos métodos preventivos aunque sin demasiado asidero estadístico.

En el caso de las enfermedades mediadas por mecanismos inmunes como la artritis reumatoide, mediada por una alteración de los linfocitos t y b, se produce una cascada inflamatoria y una consecuente destrucción articular que actualmente puede modularse o detenerse con los llamados fármacos modificadores del curso de la enfermedad y muy recientemente con los anticuerpos monoclonales quiméricos anti linfocitos b cuyo uso en la a.r. esta en sus comienzos con resultados prometedores. 



Cuando la lesión articular artrósica o artrítica esta establecida, desarrollada y es irreversible, el dolor es el gran síntoma y la inmovilidad es una consecuencia inevitable.  

El paciente deambula cada vez con más dificultad, el mecanismo de flexo extensión esta limitado y el deseje puede manifestarse junto con la actitud en flexión del miembro hasta la inmovilidad casi total como consecuencia directa. 

 Este es el caso donde la medicina, gracias al cinético avance de la cirugía artroplástica, resuelve el dolor y la movilidad en forma casi total  
Los pacientes por lo general son mayores de 65 a–os pero también los hay más jóvenes y hasta juveniles.
  La cirugía resuelve todos estos casos de diferentes maneras o con diferentes elementos artroplásticos, brindando una nueva solución biomecánica de alta confiabilidad y confort. 

 Los requerimientos de marcha de las personas difieren según la actividad que desarrollen. La indicación del material a implantar esta ciertamente en nuestras manos especializadas y de su correcta elección resultara el éxito de la intervención.  

 Por ejemplo una persona joven necesitara una prótesis de rodilla del tipo rotacional que como su nombre lo indica respeta la rotación en la extensión articular, siendo los modelos geométricos más usados en personas mayores ya que no respetan dicho movimiento rotacional final, no tan necesario cuando los requerimientos mecánicos no soy tan estrictos.  

 La República Argentina, posee desde hace tiempo una importante industria protésica de alta calidad. Sus componentes, con comprobada calidad metalográfica, las hacen muy apreciadas en su elección. De esta manera hay un importante mercado local e internacional para estas nuestras prótesis nacionales.  

 Para que una operación artroplástica tenga éxito se tienen que cumplir una serie de pautas:  

- Un equipo especializado entrenado y jerarquizado, médico quirúrgico, anestésico y auxiliar. 
- Pacientes estudiados y correctamente preparados.  
- Un ambiente quirúrgico confiable , con quirófanos adaptados para este tipo de cirugía.  

 De esta manera los riesgos estadísticos son mínimos a veces superando la expectativa internacional de efectividad. Esta cirugía no es para manos inexpertas o poco entrenadas. Tampoco pueden realizarse en locales inapropiados, ni debe indicarse en pacientes no colaboradores. Hasta el proceso anestésico debe ser motivo de confort. 

La anestesia preferentemente debe ser regional con lo que se disminuyen notablemente los riesgos en anestesias profundas y la recuperación posterior es rápida y no debe tener ningún tipo de complicación predecible.  Todo debe ser evaluado y valorado a la hora de elegir el tipo de intervención a realizarse ya que el resultado final debe ser excelente. A las pocas horas el paciente deberá estar de pie y comenzara a deambular rápidamente.  

 Por lo tanto recomendamos que ante la certificación de una enfermedad artrósica, artrítica o traumática irreversible, no se cometan errores innecesarios ni se realicen prácticas inadecuadas o incompletas. Siempre concurrir a un especialista acreditado, actualizado en las técnicas mas modernas. Descartar tratamientos a medias, no convencionales ni académicos, las infiltraciones innecesarias y sin los recaudos máximos de asepsia, la acupuntura, las movilizaciones articulares y las exploraciones quirúrgicas innecesarias para realizar limpiezas o toqueteos innecesarios que pueden llevar al cierre definitivo de las puertas para una cirugía de avanzada que resolverá definitivamente la patología en un solo acto y sin riesgos innecesarios.